Lista de citas
Imprimir
Descargas
Pantalla

Acción de gracias

Texto áureo

Salmos 107:8

8Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

Lectura alternada

Salmos 106:48; 107:1, 9, 15, 20–22, 31, 35–38, 43

48Bendito Jehová Dios de Israel, desde la eternidad y hasta la eternidad; y diga todo el pueblo, Amén. Aleluya.

1Dad gracias a Jehová, porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia.*

9Porque sacia al alma menesterosa, y llena de bien al alma hambrienta.

15Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

20Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina.

21Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres;

22ofrezcan sacrificios de alabanza, y publiquen sus obras con júbilo.

31Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

35Vuelve el desierto en estanques de aguas, y la tierra seca en manantiales.

36Allí establece a los hambrientos, y fundan ciudad en donde vivir.

37Siembran campos, y plantan viñas, y rinden abundante fruto.

38Los bendice, y se multiplican en gran manera;...

43¿Quién es sabio y guardará estas cosas, y entenderá las misericordias de Jehová?

Sección 1

La Biblia

Salmos 147:7–9, 14, 15

7Cantad a Jehová con alabanza, cantad con arpa a nuestro Dios.

8Él es quien cubre de nubes los cielos, el que prepara la lluvia para la tierra, el que hace a los montes producir hierba.

9Él da a la bestia su mantenimiento, y a los hijos de los cuervos que claman.

14Él da en tu territorio la paz; te hará saciar con lo mejor del trigo.

15Él envía su palabra a la tierra; velozmente corre su palabra.

Salmos 148:12, 13

12Los jóvenes y también las doncellas, los ancianos y los niños.

13Alaben el nombre de Jehová, porque sólo su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos.

Salmos 40:11

11Jehová, no retengas de mí tus misericordias; tu misericordia y tu verdad me guarden siempre.

Salmos 92:1, 2, 4

1Bueno es alabarte, oh Jehová, y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo;

2anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche,

4Por cuanto me has alegrado, oh Jehová, con tus obras; en las obras de tus manos me gozo.

Isaías 63:7, 16 2°

7De las misericordias de Jehová haré memoria, de las alabanzas de Jehová, conforme a todo lo que Jehová nos ha dado, y de la grandeza de sus beneficios hacia la casa de Israel, que les ha hecho según sus misericordias, y según la multitud de sus piedades.

16tú, oh Jehová, eres nuestro padre; nuestro Redentor perpetuo es tu nombre.

Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituraspor Mary Baker Eddy

6:19–20

“Dios es Amor”. Más que esto no podemos pedir, más arriba no podemos mirar, más lejos no podemos ir.

516:11–18, 19–21

El Amor
imparte belleza

El Amor, fragante de generosidad, baña todo en belleza y luz. La hierba bajo nuestros pies silenciosamente exclama: “Los mansos heredarán la tierra”. El modesto madroño envía su dulce aliento al cielo. La gran roca da sombra y abrigo. La luz del sol destella desde la cúpula de la iglesia, atisba en la celda de la prisión, se desliza en el aposento del enfermo, ilumina la flor, embellece el paisaje, bendice la tierra.

El hombre y la mujer, coexistentes y eternos con Dios, reflejan para siempre, en cualidad glorificada, al infinito Padre-Madre Dios.

3:22

¿Estamos realmente agradecidos por el bien ya recibido? Entonces aprovecharemos las bendiciones que tenemos, y así estaremos capacitados para recibir más. La gratitud es mucho más que una expresión verbal de agradecimiento. Las acciones expresan más gratitud que las palabras.

354:21–24

Coherencia
científica

Si nuestras palabras no logran expresar nuestras obras, Dios redimirá esa debilidad, y de la boca de los niños Él perfeccionará la alabanza.

15:25–31

Beneficencia
confiable

Los cristianos se regocijan en belleza y abundancia secretas, ocultas para el mundo, pero conocidas de Dios. El olvido de uno mismo, la pureza y el afecto son oraciones constantes. La práctica no la profesión, la comprensión no la creencia, ganan el oído y la diestra de la omnipotencia y seguramente hacen descender bendiciones infinitas.

Sección 2

La Biblia

Joel 2:21 alégrate, 24, 26 (hasta ;)

21alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas.

24Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite.

26Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros;

Salmos 77:13 ¿Qué, 20

13¿Qué dios es grande como nuestro Dios?

20Condujiste a tu pueblo como ovejas por mano de Moisés y de Aarón.

Éxodo 16:2–4 toda (hasta ;), 6, 7, 8 Vuestras, 11–15, 35 (hasta ;)

2toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto;

3y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.

4Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo;

6Entonces dijeron Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: En la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto,

7y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros?

8Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová.

11Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

12Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan, y sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios.

13Y venida la tarde, subieron codornices que cubrieron el campamento; y por la mañana descendió rocío en derredor del campamento.

14Y cuando el rocío cesó de descender, he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra.

15Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto? porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que Jehová os da para comer.

35Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada;

Salmos 136:1

1Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.

Ciencia y Salud

530:5–7

En la Ciencia divina, el hombre es sostenido por Dios, el Principio divino del ser. La tierra, ante el mandato de Dios, produce alimento para el uso del hombre.

133:8–9

En el desierto, el agua brotó de la peña en abundancia y el maná cayó del cielo.

507:4–7 (hasta 1° .)

El Espíritu alimenta y viste debidamente todo objeto, a medida que aparece en la línea de la creación espiritual, así expresando tiernamente la paternidad y la maternidad de Dios.

62:22

La Mente
creativa

La Mente divina, que forma el capullo y la flor, cuidará del cuerpo humano, así como viste el lirio; pero que ningún mortal interfiera en el gobierno de Dios imponiendo las leyes de los conceptos humanos que yerran.

242:4–6

Bautismo
espiritual

Es sólo una cuestión de tiempo hasta que “todos Me [conozcan a Mí, Dios], desde el más pequeño de ellos hasta el más grande”.

140:7–12

Dios es invisible
a los sentidos

No material, sino espiritualmente Lo conocemos como la Mente divina, como la Vida, la Verdad y el Amor. Obedeceremos y adoraremos en la proporción en que comprendamos la naturaleza divina y Lo amemos con comprensión, no luchando más acerca de la corporalidad, sino regocijándonos en la afluencia de nuestro Dios.

234:5

Migajas de
consuelo

Todo lo que inspire con sabiduría, Verdad o Amor —sea una canción, un sermón o la Ciencia— bendice a la familia humana con migajas de consuelo de la mesa del Cristo, alimentando a los hambrientos y dando agua viva a los sedientos.

Sección 3

La Biblia

Salmos 42:8 de, 11 Espera

8de día mandará Jehová su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, y mi oración al Dios de mi vida.

11Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío.

Lucas 4:14 Jesús

14Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

Lucas 17:12–19

12Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos

13y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!

14Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.

15Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz,

16y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y este era samaritano.

17Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?

18¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?

19Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

Filipenses 1:2, 3, 6, 9–11

2Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

3Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros,

6estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

9Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento,

10para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo,

11llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

Ciencia y Salud

2:22 (solamente, hasta ?)

Dios es Amor. ¿Podemos pedirle que sea más?

78:30

El Espíritu bendice al hombre, pero el hombre no sabe “de dónde viene”. Por medio de aquel, los enfermos son sanados, los afligidos son consolados y los pecadores son reformados. Estos son los efectos de un único Dios universal, el bien invisible que mora en la Ciencia eterna.

342:22–27

El argumento de
las buenas obras

La Ciencia Cristiana despierta a los pecadores, reforma a los incrédulos y levanta del lecho de dolor a los inválidos indefensos. Habla a los mudos las palabras de la Verdad, y ellos responden con regocijo. Hace que los sordos oigan, que los cojos anden y que los ciegos vean.

316:8

El Cristo, la Verdad, fue demostrado por medio de Jesús para comprobar el poder del Espíritu sobre la carne, para mostrar que la Verdad se manifiesta en sus efectos sobre la mente y el cuerpo humanos, sanando la enfermedad y destruyendo el pecado.

94:23

De los diez leprosos a quienes Jesús sanó, sólo uno volvió para dar gracias a Dios, es decir, para reconocer el Principio divino que lo había sanado.

4:3–16

Peticiones
eficaces

Lo que más necesitamos es la oración del deseo ferviente de crecer en gracia, expresada en paciencia, mansedumbre, amor y buenas obras. Guardar los mandamientos de nuestro Maestro y seguir su ejemplo es nuestra deuda justa con él y la única evidencia digna de nuestra gratitud por todo lo que él ha hecho. La adoración exteriorizada no es suficiente de por sí para expresar gratitud leal y sentida, ya que él ha dicho: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”.

La lucha habitual por ser siempre buenos es oración incesante. Sus motivos se manifiestan en las bendiciones que traen, bendiciones que, aun sin ser reconocidas con palabras audibles, atestiguan que somos dignos de ser partícipes del Amor.

249:10–11

Regocijémonos de que estamos sometidos a las divinas “autoridades... que hay”.

Sección 4

La Biblia

Colosenses 3:4, 12, 14, 15

4Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

12Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

14Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

15Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

Efesios 5:2, 18–20 sed

2Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

18sed llenos del Espíritu,

19hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;

20dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Hebreos 13:15, 25

15Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

25La gracia sea con todos vosotros. Amén.

Ciencia y Salud

570:13–17, 22–23

Corazones
receptivos

Millones de mentes sin prejuicios —simples buscadores de la Verdad, fatigados peregrinos, sedientos en el desierto— aguardan expectantes descanso y refrigerio. Dales un vaso de agua fría en nombre de Cristo, y jamás temas las consecuencias.

Aquellos que estén preparados para la bendición que impartes darán las gracias.

494:10–11, 16 (solamente)

El Amor divino siempre ha respondido y siempre responderá a toda necesidad humana.

El milagro de la gracia no es milagro para el Amor.

325:10–15

El ser
indestructible

En Colosenses (3:4), Pablo escribe: “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”. Cuando el ser espiritual sea comprendido en toda su perfección, continuidad y poder, entonces se encontrará que el hombre es la imagen de Dios.

264:27–34

La vida y la bienaventuranza espirituales son las únicas evidencias por medio de las cuales podemos reconocer la existencia verdadera y sentir la paz inefable que viene de un amor espiritual que lo absorbe todo.

Cuando aprendamos el camino en la Ciencia Cristiana y reconozcamos el ser espiritual del hombre, contemplaremos y comprenderemos la creación de Dios: todas las glorias de la tierra y del cielo y del hombre.

Texto áureo Lectura alternada Sección 1 La Biblia Science and Health with Key to the Scriptures by Mary Baker Eddy Sección 2 La Biblia Ciencia y Salud Sección 3 La Biblia Ciencia y Salud Sección 4 La Biblia Ciencia y Salud

Lección Bíblica para el día de Acción de gracias de 2021

Acción de gracias

Acción de gracias

Texto áureo

Salmos 107:8

8Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

Lectura alternada

Salmos 106:48; 107:1, 9, 15, 20–22, 31, 35–38, 43

48Bendito Jehová Dios de Israel, desde la eternidad y hasta la eternidad; y diga todo el pueblo, Amén. Aleluya.

1Dad gracias a Jehová, porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia.*

9Porque sacia al alma menesterosa, y llena de bien al alma hambrienta.

15Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

20Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina.

21Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres;

22ofrezcan sacrificios de alabanza, y publiquen sus obras con júbilo.

31Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

35Vuelve el desierto en estanques de aguas, y la tierra seca en manantiales.

36Allí establece a los hambrientos, y fundan ciudad en donde vivir.

37Siembran campos, y plantan viñas, y rinden abundante fruto.

38Los bendice, y se multiplican en gran manera;...

43¿Quién es sabio y guardará estas cosas, y entenderá las misericordias de Jehová?

Sección 1

La Biblia

Salmos 147:7–9, 14, 15

7Cantad a Jehová con alabanza, cantad con arpa a nuestro Dios.

8Él es quien cubre de nubes los cielos, el que prepara la lluvia para la tierra, el que hace a los montes producir hierba.

9Él da a la bestia su mantenimiento, y a los hijos de los cuervos que claman.

14Él da en tu territorio la paz; te hará saciar con lo mejor del trigo.

15Él envía su palabra a la tierra; velozmente corre su palabra.

Salmos 148:12, 13

12Los jóvenes y también las doncellas, los ancianos y los niños.

13Alaben el nombre de Jehová, porque sólo su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos.

Salmos 40:11

11Jehová, no retengas de mí tus misericordias; tu misericordia y tu verdad me guarden siempre.

Salmos 92:1, 2, 4

1Bueno es alabarte, oh Jehová, y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo;

2anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche,

4Por cuanto me has alegrado, oh Jehová, con tus obras; en las obras de tus manos me gozo.

Isaías 63:7, 16 2°

7De las misericordias de Jehová haré memoria, de las alabanzas de Jehová, conforme a todo lo que Jehová nos ha dado, y de la grandeza de sus beneficios hacia la casa de Israel, que les ha hecho según sus misericordias, y según la multitud de sus piedades.

16tú, oh Jehová, eres nuestro padre; nuestro Redentor perpetuo es tu nombre.

Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituraspor Mary Baker Eddy

6:19–20

“Dios es Amor”. Más que esto no podemos pedir, más arriba no podemos mirar, más lejos no podemos ir.

516:11–18, 19–21

El Amor
imparte belleza

El Amor, fragante de generosidad, baña todo en belleza y luz. La hierba bajo nuestros pies silenciosamente exclama: “Los mansos heredarán la tierra”. El modesto madroño envía su dulce aliento al cielo. La gran roca da sombra y abrigo. La luz del sol destella desde la cúpula de la iglesia, atisba en la celda de la prisión, se desliza en el aposento del enfermo, ilumina la flor, embellece el paisaje, bendice la tierra.

El hombre y la mujer, coexistentes y eternos con Dios, reflejan para siempre, en cualidad glorificada, al infinito Padre-Madre Dios.

3:22

¿Estamos realmente agradecidos por el bien ya recibido? Entonces aprovecharemos las bendiciones que tenemos, y así estaremos capacitados para recibir más. La gratitud es mucho más que una expresión verbal de agradecimiento. Las acciones expresan más gratitud que las palabras.

354:21–24

Coherencia
científica

Si nuestras palabras no logran expresar nuestras obras, Dios redimirá esa debilidad, y de la boca de los niños Él perfeccionará la alabanza.

15:25–31

Beneficencia
confiable

Los cristianos se regocijan en belleza y abundancia secretas, ocultas para el mundo, pero conocidas de Dios. El olvido de uno mismo, la pureza y el afecto son oraciones constantes. La práctica no la profesión, la comprensión no la creencia, ganan el oído y la diestra de la omnipotencia y seguramente hacen descender bendiciones infinitas.

Sección 2

La Biblia

Joel 2:21 alégrate, 24, 26 (hasta ;)

21alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas.

24Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite.

26Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros;

Salmos 77:13 ¿Qué, 20

13¿Qué dios es grande como nuestro Dios?

20Condujiste a tu pueblo como ovejas por mano de Moisés y de Aarón.

Éxodo 16:2–4 toda (hasta ;), 6, 7, 8 Vuestras, 11–15, 35 (hasta ;)

2toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto;

3y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.

4Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo;

6Entonces dijeron Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: En la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto,

7y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros?

8Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová.

11Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

12Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan, y sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios.

13Y venida la tarde, subieron codornices que cubrieron el campamento; y por la mañana descendió rocío en derredor del campamento.

14Y cuando el rocío cesó de descender, he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra.

15Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto? porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que Jehová os da para comer.

35Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada;

Salmos 136:1

1Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.

Ciencia y Salud

530:5–7

En la Ciencia divina, el hombre es sostenido por Dios, el Principio divino del ser. La tierra, ante el mandato de Dios, produce alimento para el uso del hombre.

133:8–9

En el desierto, el agua brotó de la peña en abundancia y el maná cayó del cielo.

507:4–7 (hasta 1° .)

El Espíritu alimenta y viste debidamente todo objeto, a medida que aparece en la línea de la creación espiritual, así expresando tiernamente la paternidad y la maternidad de Dios.

62:22

La Mente
creativa

La Mente divina, que forma el capullo y la flor, cuidará del cuerpo humano, así como viste el lirio; pero que ningún mortal interfiera en el gobierno de Dios imponiendo las leyes de los conceptos humanos que yerran.

242:4–6

Bautismo
espiritual

Es sólo una cuestión de tiempo hasta que “todos Me [conozcan a Mí, Dios], desde el más pequeño de ellos hasta el más grande”.

140:7–12

Dios es invisible
a los sentidos

No material, sino espiritualmente Lo conocemos como la Mente divina, como la Vida, la Verdad y el Amor. Obedeceremos y adoraremos en la proporción en que comprendamos la naturaleza divina y Lo amemos con comprensión, no luchando más acerca de la corporalidad, sino regocijándonos en la afluencia de nuestro Dios.

234:5

Migajas de
consuelo

Todo lo que inspire con sabiduría, Verdad o Amor —sea una canción, un sermón o la Ciencia— bendice a la familia humana con migajas de consuelo de la mesa del Cristo, alimentando a los hambrientos y dando agua viva a los sedientos.

Sección 3

La Biblia

Salmos 42:8 de, 11 Espera

8de día mandará Jehová su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, y mi oración al Dios de mi vida.

11Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío.

Lucas 4:14 Jesús

14Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

Lucas 17:12–19

12Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos

13y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!

14Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.

15Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz,

16y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y este era samaritano.

17Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?

18¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?

19Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

Filipenses 1:2, 3, 6, 9–11

2Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

3Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros,

6estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

9Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento,

10para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo,

11llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

Ciencia y Salud

2:22 (solamente, hasta ?)

Dios es Amor. ¿Podemos pedirle que sea más?

78:30

El Espíritu bendice al hombre, pero el hombre no sabe “de dónde viene”. Por medio de aquel, los enfermos son sanados, los afligidos son consolados y los pecadores son reformados. Estos son los efectos de un único Dios universal, el bien invisible que mora en la Ciencia eterna.

342:22–27

El argumento de
las buenas obras

La Ciencia Cristiana despierta a los pecadores, reforma a los incrédulos y levanta del lecho de dolor a los inválidos indefensos. Habla a los mudos las palabras de la Verdad, y ellos responden con regocijo. Hace que los sordos oigan, que los cojos anden y que los ciegos vean.

316:8

El Cristo, la Verdad, fue demostrado por medio de Jesús para comprobar el poder del Espíritu sobre la carne, para mostrar que la Verdad se manifiesta en sus efectos sobre la mente y el cuerpo humanos, sanando la enfermedad y destruyendo el pecado.

94:23

De los diez leprosos a quienes Jesús sanó, sólo uno volvió para dar gracias a Dios, es decir, para reconocer el Principio divino que lo había sanado.

4:3–16

Peticiones
eficaces

Lo que más necesitamos es la oración del deseo ferviente de crecer en gracia, expresada en paciencia, mansedumbre, amor y buenas obras. Guardar los mandamientos de nuestro Maestro y seguir su ejemplo es nuestra deuda justa con él y la única evidencia digna de nuestra gratitud por todo lo que él ha hecho. La adoración exteriorizada no es suficiente de por sí para expresar gratitud leal y sentida, ya que él ha dicho: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”.

La lucha habitual por ser siempre buenos es oración incesante. Sus motivos se manifiestan en las bendiciones que traen, bendiciones que, aun sin ser reconocidas con palabras audibles, atestiguan que somos dignos de ser partícipes del Amor.

249:10–11

Regocijémonos de que estamos sometidos a las divinas “autoridades... que hay”.

Sección 4

La Biblia

Colosenses 3:4, 12, 14, 15

4Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

12Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

14Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

15Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

Efesios 5:2, 18–20 sed

2Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

18sed llenos del Espíritu,

19hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;

20dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Hebreos 13:15, 25

15Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

25La gracia sea con todos vosotros. Amén.

Ciencia y Salud

570:13–17, 22–23

Corazones
receptivos

Millones de mentes sin prejuicios —simples buscadores de la Verdad, fatigados peregrinos, sedientos en el desierto— aguardan expectantes descanso y refrigerio. Dales un vaso de agua fría en nombre de Cristo, y jamás temas las consecuencias.

Aquellos que estén preparados para la bendición que impartes darán las gracias.

494:10–11, 16 (solamente)

El Amor divino siempre ha respondido y siempre responderá a toda necesidad humana.

El milagro de la gracia no es milagro para el Amor.

325:10–15

El ser
indestructible

En Colosenses (3:4), Pablo escribe: “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”. Cuando el ser espiritual sea comprendido en toda su perfección, continuidad y poder, entonces se encontrará que el hombre es la imagen de Dios.

264:27–34

La vida y la bienaventuranza espirituales son las únicas evidencias por medio de las cuales podemos reconocer la existencia verdadera y sentir la paz inefable que viene de un amor espiritual que lo absorbe todo.

Cuando aprendamos el camino en la Ciencia Cristiana y reconozcamos el ser espiritual del hombre, contemplaremos y comprenderemos la creación de Dios: todas las glorias de la tierra y del cielo y del hombre.

Este sitio Web usa cookies para mejorar la funcionalidad y el rendimiento. Al continuar navegando el sitio usted está de acuerdo con nuestro uso de cookies.